El Alcalde de Alicante se va de tour por empresas Alicantinas

Pretende conocer de primera mano las empresas Alicantinas y los productos “Made in Alacant”.

0
387
aceitunas

Gabriel Echávarri  ha iniciado unas visitas guiadas para conocer de primera mano  las empresas Alicantinas y los productos “Made in Alacant”. Una iniciativa que ha gustado en el parque empresarial y no tanto al resto de socios del equipo de gobierno. Ayer visitaba la fábrica de aceitunas rellenas “Cazorla” con algunos de sus colaboradores. Ya lo hizo anteriormente por la fábrica de aluminio “Aludium”, “Café Jurado”y “Suavinex” entre otras.

Cuando llegó Echávarri  a esta aceitunera alicantina lo estaban esperando de punta en blanco con traje y gorro incluido.

“Momentos tensos de la visita a la Aceitunera”

Echávarri en compañía del director de la factoría y persona de confianza del ayuntamiento, la secretaria Ofelia comenzaron por degustar unas ricas aceitunas de anchoa, todo iba bien pero su ansia le jugó una mala pasada, se las quiso comer de tres en tres para terminar antes de lo estipulado y es que Echávarri no quería perderse el partido España-República Checa, ni los preparativos del DebacleA4 de su presidente de partido.

Ofelia
Imagen de Ofelia en el momento en el que recupera su preciado tacón.

Echávarri, con ojos sobresaltados e inyectados en sangre con muestra de ahogamiento, pudo pronunciar finalmente con algo de dificultad a Ofelia (su secretaria) ¡”Veste” al bar “denfrente” y tráete una birra de “alitro”!. Ofelia salió disparada pensando que se quedaba sin sueldo si a este le pasaba algo, perdiendo un tacón por el camino, mientras tanto el director con cara de asombro y “acojonao perdío” pensó en hacerle la maniobra de Heimlich , pero como el responsable de riesgos laborales no se lo había enseñado, no se atrevió a intentarlo por si delataba su falta de seguridad en la empresa y jugarse un expediente.

Finalmente llegó Ofelia con dos “Águila” de “alitro” bien frías, porque en Alicante siempre será el “Águila” (fábrica del LLano el Espartal) nada de Amstel, y Gabi alzó la “litrona” como el albañil más “pintao” de la Costa Blanca y empujó el nudo de olivas hacia el esófago quedando aliviado al instante. Acto seguido vociferó  un ¡JODER! ¡Qué mal trago he pasado!, exclamó, y siguió con el “Águila” hasta terminársela.

La segunda litrona cayó mientras probaba el resto de las aceitunas que en “Cazorla” producen, pero esta vez las paladeaba de una en una en compañía de una bolsa de papas fritas que sacó Ofelia de una máquina “vending” del recinto. Echávarri quedó encantado con la cata de las olivas de pimiento con chorizo de Pinoso, las rellenas de sardina de Altea, las de pulpo de Santa Pola y las de alcachofas de la vega baja.

“Miguel Ángel Pavón y Bellido se enteraron de lo ocurrido”

El hijo del sobrino de la madre de Miguel Ángel Pavón curiosamente trabajaba como operario en esta fábrica en contrato de formación higienizando las latas de envasado de las aceitunas, y afiliado ya en el sindicato de la empresa, llamó a su primo lejano a contarle lo sucedido. En un principio Pavón al enterarse  sufrió una sensación agridulce y fantaseó con ello. Salió disparado hacia el despacho de Compromís en el Ayuntamiento para ver a Bellido e informarle con pelos y detalles de lo acontecido. Bellido enfureció diciendo que no podía ser que los malos de la película fuéramos nosotros mientras el alcalde iba por ahí de “picnic” probando, comiendo, bebiendo y recibiendo bolsas de “Kits” de regalo de degustación en las fábricas que visitaba.

Y es que Echávarri tenía en su casa unas cuantas cajas de chupetes, rollos de papel “albal”, unos cuantos kilos de café 100% natural y ahora  cuatro cajas de dichas deliciosas aceitunas.

Deseando estoy que visite el laboratorio farmacéutico  de mi primo que fabrica supositorios en la calle Sagitario.

Dejar una respuesta