La campaña publicitaria con esta empresa reportará ingresos por valor de trescientos mil Euros al suburbano.

La emblemática Plaza de los Luceros puede cambiar de nombre para llamarse IKEA-LUCEROS durante los próximos tres años. El grupo socialista propondrá este cambio de nomenclatura que será el primer paso de varios acuerdos con diferentes multinacionales que darán nombre a las paradas del TRAM.

Al respecto, Gabriel Echávarri destacó que el TRAM obtiene con esta campaña “ingresos adicionales y alternativos” a los derivados por la explotación del suburbano, con el objetivo que la subvención al transporte público “cueste menos impuestos a los alicantinos”, aspecto que es necesario en tiempos de crisis económica.

Luceros_TRAM
Así se verá la parada de IKEA-Luceros

Así la parada “Mercado” podrá cambiar su nombre por “MERCADO-NA” y “MARQ-Castillo” por “El Corte inglés-MARQ”.

El cambio de nombre para la publicidad de IKEA afecta a varios elementos como accesos, directorios de los diferentes vestíbulos y pasillos. También repercute en otros muchos elementos como el plano oficial de la red del TRAM y en la web.

“A los ciudadanos lo que les gusta es pagar menos impuestos”

Otros negocios alicantinos han querido sumarse al carro de esta publicidad institucional y sugieren hacer lo propio con ciertas paradas del Bus, cambiando sus nombres por “Plaza de España-Bar Tolo” o “Rambla-Modas Loli” entre otras.

Preguntado sobre si los alicantinos entenderán el cambio de denominación, el portavoz del Ayuntamiento recalcó que los ciudadanos “lo que les gusta es pagar menos impuestos” gracias a las búsqueda de financiación alternativa, que además reporta una mejor explotación del servicio. “Los ciudadanos se van a acostumbrar muy rápido”, enfatizó luego.

Dejar una respuesta