To be or not to be, en español, ser o no ser; Ángel o Demonio; el huevo o la gallina; blanco o negro. Grandes dilemas que la humanidad se ha planteado desde sus orígenes y que hoy en día siguen vigentes, sin llegar a una conclusión definitiva.

En el presente artículo queremos llegar un poco más lejos sobre la tan manida cuestión de lo saludable o no del ejercicio y acto de la masturbación.

Según la definición de la Real Academia Española masturbarse es estimular los órganos genitales o las zonas erógenas con la mano o por otro medio para proporcionar goce sexual.

Desde un punto de vista religioso, el hecho de hacerse alguna que otra pajilla de vez en cuando, o más bien cuando te apetecía, era pecado mortal e ibas directamente al infierno y por autopista sin peaje, incluso maligno para la salud, ¿A quién, ya superando al menos los 40, no le han dicho alguna vez de pequeño aquello de… “no hagas eso que te vas a quedar tísico“?. Nos queda claro pues que era catalogada como una práctica inmoral y dañina.

Hoy en día esa percepción tiende a extinguirse, pero es evidente que aún hay mucho trabajo por hacer, no hay nada más que escuchar las exquisitas encíclicas que algunos señores vestidos de morado se gastan, eso sí, después de haberse hecho una paja.

masturbacion 2
La masturbación en pareja, un universo de sensaciones.

Como decía, hoy en día la cosa ha cambiado bastante, hasta incluso existen talleres de masturbación, donde expertos aseguran que es una experiencia placentera que aporta beneficios al cuerpo y a la salud.

“Todo son ventajas, cero inconvenientes”

Tras consultar a uno de esos expertos, la reputada sexóloga Manola Grande, nos explica 5 grandes beneficios científicamente probados que la masturbación provoca en nuestro organismo.

1.- Fortalece el sistema inmune: Cuantas más pajas te haces, menos te constipas, es evidente. Y si ya lo haces mucho, tienes menos posibilidades de desarrollar un cáncer.

2.- Mejora el sueño: Esto es un clásico y que creo que no pasa desapercibido. Si no puedes dormir es evidente que te aburres, y cuando te aburres pues te masturbas ¿quién no lo ha hecho alguna vez, o muchas?, y después del esfuerzo viene el relax y por consiguiente el sueño.

3.- Ayuda con los dolores: Otro clásico. Cuando alguien se está pajeando se le quitan todos los males. No hay nada más que decir al respecto. Ciencia pura.

4.- Genera sensación de bienestar: Hay que joderse, eso no hace falta que me lo diga ninguna experta. Aquí se ha pasado un pelín.

5.- Mejora las relaciones de pareja: Y algunos y algunas dirán, “eso no puede ser“. Por supuesto que puede ser, ¿es que no mola que tu pareja te haga una paja y a continuación tú se la devuelvas?, pues ese es el espíritu de este punto.


En definitiva, y la conclusión a la que llega ésta reportera, es que no puede ser tan malo algo que da tantos beneficios a nuestra salud y que además dispone de un generoso número de sinónimos (paja, cascapi, manola, manopla, pajote, bartola, maraca, dedaco, gayola, gallarda, D.D.T., leibarse, etc. etc. etc.) tan amplio como el más rico vocablo de nuestra lengua.

Me viene que ni pintado el recordar aquello que un amigo le dijo al otro: “Donde se ponga una buena corrida, que se quite el fútbol. A lo que el amigo le responde: Joder, y los toros“.

Pues ya sabéis, masturbarse es salud, así que ha ejercitarse. Os dejo ya porque me voy a hacerme una paja, o dos. Besis.

Dejar una respuesta