Me ha salido un orzuelo y es tu culpa Pavón. Sí, sí, no intentes escaquearte a lo Carmena. A ver, esto tiene un nexo causal muy claro, tu decisión sobre la seguridad en las Hogueras, el impacto de esa decisión sobre los gastos de los racós y más concretamente sobre los gastos de la Foguera Hernán Cortés, la decisión de dicha foguera de reducir el aforo para contentarte y por tanto el número de pulseritas, yo quedándome sin pulserita en el racó más popular de les Fogueres de Sant Joan y el orzuelo que me ha salido del disgusto. ¡No te lo perdonaré jamás Pavón!

Queridos lectores, era un secreto a voces que venimos denunciando sin tregua en este medio, el tripartito quiere acabar con nuestras fiestas populares, nuestras tradiciones, con lo que hace que Alicante sea la Millor Terreta del Mon. Resulta que el señor vicealcalde se ha propuesto seguir a rajatabla la normativa del Consell que regula la seguridad en las fiestas y eso ha hecho que nuestros racós se tengan que gastar una pasta gansa para contentar al señor Pavón.

Por eso, en el pasado pleno del Ayuntamiento del mes de mayo desde la bancada de la oposición se presentó una Declaración Institucional para pedir al Consell que permita a los ayuntamientos regular en materia de seguridad de sus fiestas locales, ya que cada ayuntamiento conoce mejor las necesidades de sus municipios. Pues bien, va el gobierno y vota en contra, se ve que no tienen muchas ganas de trabajar. Menos mal que como ahora están en minoría a veces pierden -y el sentido común gana- y la declaración se aprobó con los votos a favor del Pepé, Ciudad anos, y Nerea Delmonte, también conocida como “que mona va esta chica siempre” o “la del pleno al 15”.

¿Sabían queridos lectores que ya no podré pegarme la fiesta en Hernán Cortés estas hogueras? ¡Qué depresión me está entrando!. El Sr. Vicealcalde ha obligado a poner dos UVI móviles por el aforo y eso ha ocasionado tantos gastos que la Hoguera ha decidido pasar de 20 a 12 pulseritas por mesa para reducirlo. Vamos a ver, esto es una crisis para las que vamos a la moda, las pulseritas de Hernán Cortés marcan tendencia para toda la temporada estival y todos los años algún pretendiente me regalaba una de su mesa y me pasaba las Hogueras entrando y saliendo por la cara, como invitada, claro.

En Enguanyar a tots no se tiene ni idea de la cantidad de depresiones que van a tener que atender en las UVI móviles, más que comas etílicos. No entrar en Hernán Cortés es como no entrar en el Marmaleda en agosto (como el vicealcalde lo cierre me tiro por la ventana de mi loft). Es como no ir al mercado central los sábados a las 12 o de tardeo a Castaños (parece que no le bastaba con lo de los veladores), es el fin de la vida social alicantina tal y como la conocemos. Todas las “fashions victims” de la ciudad lo saben, pero claro, no hay ninguna en Enguanyar a tots.

Mi objetividad como periodista se ha visto fuertemente mermada, tengo que reconocerlo. Aguanté lo de Ikea aunque me pego unos viajes a Murcia con el Mini a tope que no son normales, aguanté lo de los veladores aunque se está muy a gusto en las terracitas, aguanté lo de la pecera, con lo que me gustaba quedarme embobada en Plaza Nueva poniendo cara de besugo a los pececitos…, pero las pulseritas no, por ahí no paso. No te lo perdonaré jamás, Pavón.

Dejar una respuesta