Nuevo golpe de mano, más que golpe, una “hostia” bien dada y con la palma de la mano bien abierta, sin contemplaciones, con premeditación, nocturnidad, y alevosía, directamente dirigida a uno de los pilares fundamentales en nuestras queridas Hogueras de San Juan.

No nos dejan de sorprender y a cada paso que dan más perplejos nos dejan. En esta ocasión el tripartito ha decidido cambiar la tradicional ofrenda de flores a nuestra patrona por una ofrenda de pinos piñoneros. En lugar del tradicional ramo, cada alicantina llevará una pequeña maceta con un pinito para repoblar el monte Benacantil y las laderas del Castillo de San Fernando.

El habitual desfile no acabará, como hasta ahora se venía haciendo, en la Concatedral de San Nicolás sino en la ladera del monte Benacantil donde están esperando ya los hoyos que recibirán de manera impaciente a esta especie vegetal tan querida y mediterránea, especie especialmente apreciada en primavera, cuando están en plena ebullición el desarrollo de esas bonitas bolsas a rebosar de unos gusanitos tan graciosos que van uno tras otro juntitos como si se tratase de una procesión.

El concejal de medio ambiente Víctor Domingas ha señalado sentirse muy satisfecho con esta medida porque ayuda a que Alicante sea una ciudad más verde a coste cero, “y así la pasta me la gasto en esos cartelitos publicitarios donde unas patatas deformes comen mierda, que son muy graciosas”, ha declarado a esta reportera.

Por su parte el concejal de cultura Daniel Don Simón ha declarado que se trata de convertir las hogueras en una fiesta laica y así se ahorra broncas con la banda de música, que esta vez sí actuará en el Benacantil tocando la canción “Soy un gnomo y aquí en el bosque soy feliz”.

Las reacciones no se han hecho esperar y así fuentes de la Federació de Fogueres han declarado que no piensan cambiar los tacones por las botas de montaña porque no hay forma de combinarlas con las faldas.

esta medida es para celebrar con gran algarabía porque en primer lugar favorecemos las zonas de anidamiento del abejaruco príncipe”

Abejaruco Príncipe
Hermoso ejemplar de Abejaruco Príncipe

El colectivo ecologista afirma sentirse muy contento con la medida porque además de repoblar el monte creen que “esta medida es para celebrar con gran algarabía porque en primer lugar favorecemos las zonas de anidamiento del abejaruco príncipe, y en segundo lugar conseguimos además que los estampados florales de los trajes regionales que portan los festeros atraigan las procesionarias de los pinos y de esta manera se podría acabar de forma natural con las plagas que azotan el Benacantil, ya que al parecer a nuestro querido concejal competente parece poco importarle el asunto, como él no sale al campo que es más de playa…”.

Preguntado por esta decisión, el portavoz del equipo de gobierno Natxo Bello Ido haciendo alarde de “diplomacia” al mas puro estilo “ponerse de lado” ha declarado a esta reportera que a él le gustan las flores y los árboles, que en Navidad en su casa hay un abeto y flores de Pascua porque hay que respetar la “diversitat”.

“Con esta medida conseguimos unas fiestas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente”

Consultado el alcalde Gabriel El Chavarri, éste ha declarado de manera contundente que, “En el pacto de gobierno establecimos que la conservación del medio ambiente era algo prioritario. Con esta medida conseguimos unas fiestas sostenibles y respetuosas con el mismo, y por tanto, a partir de este mismo año y en años venideros, se procederá de la misma manera, con ligeros cambios anuales en lo referente al punto de finalización del desfile, que rotará hasta repoblar todos los parques y avenidas de la ciudad”.

Dejar una respuesta